27 de Junio de 2006 | 16:13

Esta historia es de Arturo Lillo, y me ha parecido tan graciosa que he decidido copiarla aquí…

¡¡He entrado en Carrefour con MI PROPIO carro!!

Os cuento:

SEGURATA: Señor, señor, que no se puede entrar con el carro, tiene que dejarlo en la consigna. (Cuesta hacerse a lo de señor)

ARTURO: Porqué, si acaba de entrar una señora con el carro del niño y es más grande que este.

SEGURATA: Son las normas, señor.

ARTURO: Pues enséñamelas.

SEGURATA: Ay, no puedo, espera que llamare a mi compañero, (llama y viene un maromo tatuado)

SEGURATA-TATOO:No se puede entrar con su carro.

ARTURO: ¿Por qué?

SEGURATA-TATOO: Son las normas.

ARTURO: Pues enséñamelas.

SEGURATA-TATOO: Yo no te las puedo enseñar.

ARTURO: Pues vas a tener que dejarme pasar.

SEGURATA-TATOO: Eso si que no, por aquí no pasa usted con el carro. (Se pone en jarras)

ARTURO: Pues me va a tener que sacar el libro de reclamaciones.

SEGURATA-TATOO: Tendrá que ir a Caja Central. (Allá que nos vamos mi carro y yo)

ARTURO: Buenas, venía a poner una reclamación.

TIPO: ¿Por qué motivo?

ARTURO: No me dejais entrar con mi carro.

TIPO: Es que son las normas.

ARTURO: Pues quiero ver esas normas, para comprobar las medidas y los tipos de carro.

TIPO: Jefe, puedes bajar, que aquí hay un señor que quiere entrar con su carro.

JEFE: Es que no se puede entrar.

TIPO: Pero es que quiere ver las normas, si no nos pone una reclamación.

JEFE: Oye, que le dejen pasar.

TIPO: Pero es que son los de seguridad que no le dejan.

JEFE: Que le pongan una pegatina como a los carros de niños y que entre.

TIPO: Seguridad por favor, acompañen a este señor, pónganle una pegatina a su carro y déjenle entrar. (Me acompaña el segurata de los tatuajes, y ni me mira a la cara de la rabia que se le notaba).

Y es que a veces uno tiene un rato libre…

¡Han picado 6!

  1. Ese es mi brother, si señor. 🙂

    27 de Junio de 2006 a las 18:40
  2. Jejeje! Muy bueno, si señor. Pero ¿lo pudiste documentar? ¿Tienes fotos? Porque aquí se impone una foto dentro del Curruful viéndote hacer la compra con tu carro!!! Que a mi han intentado precintarme hasta la bandolera, sólo por ser un poco más grande de lo normal!!!

    28 de Junio de 2006 a las 10:11
  3. Rafa

    Sí, es una pena que no haya fotos, la historia es muy divertida 😉

    11 de Agosto de 2006 a las 11:43
  4. Me imagino que si, además de todo lo anterior, Arturo hubiese sacado una cámara y hubiese empezado a “documentar” toda la historia no le hubiesen dejado pasar nunca 😀

    12 de Agosto de 2006 a las 09:57
  5. MARIO datad

    A mi una vez me precintaron en un L&M un cacho de tablita de tarima flotante que llevaba de muestra de muy malas maneras, porque casi me cuelo con ella. Entonces un dia, reformando un piso viejo, me mandaron con la vieja tapa de bater llena de mierda a buscar una parecida y me acorde del tema. Asi que la metí en una bolsa y cuando me dispuse a entrar, el mismo segurata me increpo diciendome que tenia que ponerle la dichosa pegatina. Asi que le di la bolsa y cuando metio la mano y vio lo que era me dijo que no hacia falta ponerle nada.Pero yo insistí: ¡No vaya a ser que me la quieran cobrar al salir!……….Merecio la pena ver su cara de asco.Por cierto, una vez localizada la tapa, les deje la mia de recuerdo expuesta junto a las demás,jejeje.

    23 de Octubre de 2006 a las 14:47
  6. Ana López

    Buenísimo, por que serán tan bordes los seguratas del carrefour!!!
    Me gustaría saber si fue con premeditación, es decir, hoy toco las narices (por no decir huevos) a alguien??

    5 de Noviembre de 2006 a las 21:13

¿Quieres morder el anzuelo?

Los saltos de línea y párrafos son automáticos. Etiquetas XHTML permitidas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>