25 de Enero de 2006 | 16:25

La joyas que se encuentra una navegando por ahí. Hoy os dejo un extracto del Manual del perfecto tirano. Espero que os cause tento regocijo interno como a mi 😀

Todos sabemos por series y películas que los Malos no son malos por su perversidad y retorcidos pensamientos, son malos porque resultan ser unos incompetentes de aupa. En este pequeño manual se orienta al aprendiz de Señor del Mal sobre su oficio, acerca de lo que debe y no debe hacer, y de como tratar a su entorno.

[…]

  • Mis conductos de ventilación serán demasiado pequeños para gatear por ellos.
  • El Artefacto Que Es La Fuente De Mi Poder no será guardado en la Montaña De La Desesperación Mas Allá Del Río De Fuego Guardado Por Los Dragones De La Eternidad. Estará en mi depósito de seguridad. Lo mismo es aplicable al Objeto Que Es Mi Única Debilidad.
  • Cuando haya capturado a mi adversario y él diga antes de matarme: "¿Podrías decirme al menos que es todo esto?" yo diré "NO" y le dispararé…, no, pensándolo mejor: le dispararé y entonces diré NO.
  • Nunca emplearé un dispositivo digital de cuenta atrás. Si encuentro que es absolutamente inevitable, lo programaré para activarse cuando llegue a 117, justamente cuando el héroe este poniendo su plan en marcha.
  • Mantendré un conocimiento realista de mis fuerzas y debilidades. Aunque esto elimina parte de la diversión del trabajo, al menos nunca diré la frase "¡¡¡No, esto no puede ocurrir, soy INVENCIBLE!!!"  (después de lo cual la muerte es casi instantánea)
  • No importa lo bien que funcione, nunca construiré ninguna clase de maquinaria que sea completamente indestructible salvo por un pequeño y virtualmente inaccesible punto vulnerable.
  • No requeriré a los altos mandos femeninos de mi organización que lleven bustiers de acero inoxidable. […]
  • Si el enemigo que acabo de matar tiene un hermano menor o un hijo en algún lugar, lo encontraré y lo mataré inmediatamente, en lugar de esperar que crezca abrigando sentimientos de venganza contra mi cuando me encuentre en mi vejez.
  • Sólo contrataré cazarecompensas que trabajen únicamente por el dinero. Aquellos que trabajan por el placer de la caza tienden a hacer cosas tan estúpidas como conceder al otro una deportiva posibilidad de ganar.
  • Mis ordenadores principales tendrán su propio sistema operativo, que será totalmente incompatible con el estándar de los portátiles de IBM y MAC.
  • Iré a ver a un psiquiatra competente para curarme de todas las fobias extremadamente raras y extraños hábitos compulsivos que puedan ser una desventaja.
  • No importa cuantos fallos tenga nuestro sistema, mis guardas serán entrenados para tratar cualquier fallo de una cámara de vigilancia como una emergencia completa.
  • Si estoy luchando con el héroe encima de una plataforma móvil, le he desarmado y estoy a punto de matarle y veo que él se tira al suelo, yo también me tiraré al suelo, en lugar de girarme con curiosidad para ver lo que él ha visto.
  • No tendré prisioneros de un sexo vigilados por guardias del sexo opuesto.
  • Si decido llevar a cabo una doble ejecución de el héroe y un subalterno que me ha traicionado, intentaré que el héroe sea el primero en ser ejecutado.

Aquí podeis ver el Manual del perfecto tirano completo. Por cierto, lo he encontrado leyendo MalaCiencia, también muy recomendable.

¿Quieres morder el anzuelo?

Los saltos de línea y párrafos son automáticos. Etiquetas XHTML permitidas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>