29 de noviembre de 2011 | 0:26

Dentro de poco mi hijo mayor va a cumplir 5 años, y quiere celebrar una fiesta con los compañeros del cole. Dado que en el sitio en el que lo celebra me daban unos tarjetones bastante asépticos para las invitaciones, pensé en hacer algo que le gustase a él y a otros niños de su edad.

Y así me decidí por estas invitaciones en forma de avioncito de papel (yo las llamo invitaviones) con el que los niños pueden jugar y divertirse.

Lo único que es un poco infernal es tener que plegar uno a uno todos los avioncitos de papel, pero ¡la cara de sorpresa y emoción que ha puesto Javi ha valido la pena!

¿Os gustan? Pues estáis de suerte. Ya que los tenía hechos, he decidido crear una versión más sencilla para que podáis usarlos para el cumpleaños de vuestros hijos. Sólo tenéis que descargaros el PDF, imprimirlo a dos caras, recortarle los bordes, rellenarlo con vuestros datos, plegarlos y ¡¡a volar!!

Creative Commons
Descarga tu Invitavión en PDF


Creative Commons
Invitavión se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

17 de noviembre de 2011 | 21:21

Hoy os traigo una curiosidad facilona. Llegas a una gasolinera con un coche que no es al que estás acostumbrado, y quieres colocarte en un surtidor que esté en el mismo lado que la puertecita del tanque. ¿Cómo saber dónde está el depósito de gasolina cuando estáis montados en el coche? Aquí os dejo dos reglas fáciles de memorizar, que os permitirán acertar si no siempre, casi siempre.

Lo que tenéis que hacer es fijaros en el indicador de gasolina del panel de vuestro coche. Este tendrá dibujado en algún sitio un pequeño surtidor de gasolina para indicar a qué hace referencia.

  • Si el iconito del surtidor tiene una flechita apuntando a él, fijaos hacia donde indica, porque ahí estará vuestro depósito.

    Deposito de gasolina en donde indica la flecha
  • Si el iconito no tiene flechita, fijaos en qué lado tiene la manguerita el surtidor, y en ese lado es probable que esté el depósito de gasolina.

    Deposito de gasolina donde indica la manguera.

El segundo caso no es 100% infalible, pero lo suficientemente probable para que tengáis más papeletas de acertar que haciéndolo al azar ; -)

14 de octubre de 2011 | 8:30
Un cadaver bajo mi post

El otro día mi padre vino a contarme muy ilusionado una de esas curiosidades que sabe que me encantan. Era la etimología de la palabra cadáver. Básicamente, nos explicó, era un acrónimo de la frase latina CAro DAta VERmibus (carne dada a los gusanos), que solía ponerse en las lápidas romanas. En cuanto lo contó, pensé que era una historia buenísima para poner el en el blog.

Pero hete aquí que cuando he intentado confirmar esta versión me he encontrado con que no es más que una leyenda urbana. Resulta que de todas las lápidas y sepulcros romanos que se conservan hoy en día, ninguno tiene esta inscripción. Además, los romanos tradicionalmente incineraban a sus muertos, por lo que poca carne quedaba para dejar en los cementerios. No fue hasta el siglo III que se empezó a poner de moda la inhumación como ceremonia funeraria, para gran alegría de gusanos y otros bichos.

Por lo visto, la palabra cadáver tiene una etimología mucho más vulgar y menos interesante: viene del verbo latino cadere (caer, acabar). De hecho, hasta el día de hoy seguimos usando la palabra “caídos” como eufemismo para los muertos.

Mientras buscaba información al respecto, he encontrado además este enlace a una recopilación de otras falsas etimologías, que me ha resultado absolutamente fascinante, por dar yo por buenas la mayoría de ellas.

10 de octubre de 2011 | 22:59

Ahí va una nueva receta, con la que aprovecho para participar en el concurso de Pan & Peter, un blog estupendo de recetas ilustradas. ¡A ver si hay suerte y veo la mía dibujada con su estilo tan particular! 🙂

La gente a la que le sirvo este plato casi siempre exclama “¡Anda! ¡Pollo cruji!”. Pero no: aunque el aspecto sea parecido al del Kentucky, este pollo poco tiene que ver con aquél. Primero, no se hace frito, sino al horno (mucho más limpio y menos engorroso). Segundo, las especias que lleva éste son mucho más mediterráneas. Y tercero, el rebozado delicioso y crujiente de este pollo se lo aportan los corn flakes. Sí, sí: como los del desayuno.

Una receta rápida, barata y exquisita. ¡Y apta para niños!

Pollo con corn flakes

INGREDIENTES (4 personas)

PREPARACIÓN

Lo primero que hacemos es encender el horno a 200-220º para que se vaya precalentando. Luego, cortamos el pollo en tiras de aproximadamente 5 ó 6 centímetros de largo. No importa que las haya más grandes, más pequeñas, menos alargadas… la cosa es que se puedan comer de uno o dos bocados.

Mezclamos en un cuenco los cereales, el queso rallado y las especias. Respecto al Pimentón de la Vera, yo le echo básicamente dulce, y un poquito de picante para darle alegría, pero si os apetecen más picantes ¡ya sabéis! Hay que apretar la mezcla bien con las manos para romper los corn flakes y que el rebozado quede más menudo y se pegue bien al pollo.

Pollo con Corn Flakes - rebozo
0

Ponemos un buen aceite de oliva en un plato hondo. Reitero que yo me he enamorado de éste aceite, que se pide por internet y es espectacular: no sabéis la diferencia que hace (gracias a De Rechupete por recomendármelo). Mojamos cada trocito de pollo en aceite, escurrimos un poco en el borde del plato, y pasamos el trocito al cuenco del rebozado.

Pollo con Corn Flakes - rebozando
0

Rebozamos los trocitos, apretándolos contra la mezcla para que se queden bien pegada. Los ponemos sobre papel vegetal en una bandeja de horno.

Una vez completada la bandeja, al horno 10 minutos. ¡¡Y a comer en cuanto salgan!! El pollo tiene que quedar crujiente y dorado por fuera, pero muy tierno y sabroso por dentro.

Pollo con Corn Flakes - rebozo
0

Ya me contareis. 😉

Concurso: Ilustramos tu receta de Pan & Peter
17 de mayo de 2011 | 15:16

Copiado de Sin Dios ni amo…

1.- OBJETIVO DE #NOLESVOTES. Las personas que apoyamos a la iniciativa #nolesvotes desde sus inicios, a la vista de la catarata de tergiversaciones vertidas por políticos y medios de comunicación, queremos recordar y subrayar que la iniciativa en ningún modo promueve la abstención, y que surgió para hacer una llamada al ejercicio del voto responsable el próximo 22-M. La iniciativa pide específicamente que no se vote a los partidos que responden a intereses distintos a los de la ciudadanía: PP, PSOE y CiU, pero recomienda que en su lugar se examinen otras opciones. La iniciativa no pide el voto para ninguna opción concreta: el voto es responsabilidad de cada ciudadano.


2.- HAZ DE TU PÁGINA UN CARTEL ELECTORAL.
Las calles están llenas de carteles electorales, pero muchas personas no se ven representadas en ellos: la intermediación hizo que la política sea cada vez más lejana al ciudadano. Para subsanar tal déficit democrático, proponemos que todo ciudadano que así lo desee pueda convertir su blog, su web, su muro o su twitter en un “cartel electoral” del movimiento. Si quieres respaldar esta iniciativa, convierte tu sitio en Internet en un cartel electoral antes de las 24 horas del próximo día 20 de mayo, con el logotipo de #nolesvotes o de las plataformas con las que simpatices, y el texto “ni PP, ni PSOE, ni CiU”.


3.- COLABORACIÓN DISTRIBUIDA.
Te invitamos a copiar este texto y construir páginas de enlaces que referencien todos los sitios que dan apoyo a la iniciativa. De igual modo, invitamos a los demás colectivos que comparten nuestra propuesta a que lleven a cabo acciones similares. La fuerza de la red reside en la distribución y colaboración entre sus nodos.

4.- TÚ ERES EL ALTAVOZ. Tan importante es la red como la calle: no te limites a actuar en internet. Levántate y explícaselo a todos tus conocidos, especialmente a aquellos más vulnerables a la propaganda en los medios de comunicación masivos.

5.- ACCIÓN. No te quedes en casa el domingo 22. Sal a la calle y ejerce tu derecho al voto. No votes a quienes, actuando abiertamente en contra de la voluntad e intereses de los ciudadanos, han convertido la democracia en una burla de sí misma. Por la participación democrática activa: ni PP, ni PSOE, ni CiU.

#nolesvotes

Más información

12 de marzo de 2009 | 23:44

Esta receta es facilísima, rápida de hacer, está muy buena y siempre sorprende, ya que es un primer plato hecho con tomates, hojaldre y caramelo. Los tomates ideales para preparar la receta son los tomates pera, o los de rama, pero lo cierto es que se puede hacer con cualquier tipo de tomate maduro.

El de la foto lo hice mal, porque me olvidé de colocar los tomates del revés para que al desmoldarlos quedasen con la parte curva hacia arriba, muchos más bonitos. Cuando lo vuelva a preparar cambiaré las fotos por otras mejores.

Para 4 personas

  • 1 kg de tomates
  • 2 cucharadas colmadas de azúcar
  • 2 cucharada de mantequilla
  • 1 vaina de vainilla
  • 1 lámina de hojaldre

Poner a calentar en una sartén el azucar, la mantequilla, media cucharada de agua y la vaina de vainilla. Remover el caramelo hasta que deje de burbujear y se dore un poco el azúcar, quedando de un color toffe. Echar el caramelo en un molde de horno.

Pelar los tomates y cortarlos por la mitad. Colocar boca arriba en el molde sobre el caramelo (en la foto están boca abajo, pero es porque los puse mal).

Colocar encima la lámina de hojaldre, y remeterla por los bordes.

Hornear 30 minutos, y dar la vuelta para desmoldarlo sobre un plato. Comer inmediatamente para que no se ablande el hojaldre.

8 de marzo de 2009 | 23:08

Éste es un truco muy sencillo y rápido para pelar tomates.

Lo primero que hay que hacer es poner agua al fuego. Mientras llega a hervir, se les hacen un par de cortes superficiales en forma de cruz a los tomates en la parte de abajo.

Cuando el agua hierve, se ponen los tomates en el cazo, y se les deja hervir entre un minuto y dos. Cuanto más maduros sean los tomates, menos tiempo hace falta.

Pasado el tiempo, se ponen los tomates en un cuenco de agua muy fría con hielo, y se espera otro minuto.

Para entonces, la mayoría de los tomates ya tendrán la piel desprendida, y sólo habrá que retirarla tirando.

Los tomates sin piel son ideales para ensalada, gazpacho o casi cualquier receta que lleve tomate.

29 de enero de 2009 | 9:14

El año pasado me propuse leer al menos 12 libros a lo largo del año. La verdad es que este propósito de año nuevo lo he cumplido con creces (al final han sido 33 libros), pero sobre todo ha sido gracias a la fiebre vampírica que me dio en el mes de noviembre.

Ahí van los libros que me he leído a lo largo del 2008, y una valoración de los mismos.

  • Gauditronix
    Jordi Serra i Fabra
  • ¿Hay algo que coma avispas?
    Mick O’Hare
  • Puerta Al Verano
    Robert A. Heinlein
  • Guía del Autoestopista Galáctico
    Douglas Adams
  • Papa Puerco (saga Mundodisco)
    Terry Pratchett
  • No me hagas pensar. Una aproximación a la usabilidad web
    Steve Krug
  • Mercaderes del espacio
    Frederik Pohl, C.M. Kornbluth
  • Mundo Anillo
    Larry Niven
  • El Joven Lovecraft
    Jose Oliver y Bartolo Torres
  • Harry Potter y las Reliquias de la Muerte
    J. K. Rowling
  • Por no mencionar al perro
    Connie Willis
  • How to Tell If Your Boyfriend Is he Antichrist (And If He Is, Should You Break Up with Him?)
    Patricia Carlin
  • Saga de crepúsculo (Twilight)
    Stephenie Meyer
    • Crepúsculo
    • Luna nueva
    • Eclipse
    • Amanecer

    Y estos también en inglés

    • Twilight
    • New Moon
    • Eclipse
    • Breaking Down
    • Midnight Sun partial draft
  • Saga de Vampiros Sureños, o de Sookie Stackhouse (Southern Vampire Mysteries / Sookie Stackhouse)
    Chalaine Harris
    • Muerto hasta el anochecer
    • Corazones muertos
    • El club de los muertos
    • Dead to the World
    • Dead as a Doornail
    • Definitely Dead
    • All Together Dead
    • From Dead to Worse
  • Medianoche (saga Medianoche)
    Claudia Gray
  • Saga de Crónicas vampíricas (Vampire Diaries)
    Lisa Jane Smith
    • Despertar
    • The Struggle
    • The Fury
    • Dark Reunion
  • Noches de Baile en el Infierno
    Varios autores
  • El asombroso viaje de Pomponio Flato
    Eduardo Mendoza
26 de octubre de 2008 | 23:36

No puedo hablar de esta serie de televisión sin empezar diciendo que me ENCANTAN los vampiros. Es decir: si una serie, película, cómic o libro tiene vampiros, es más que probable que me guste. Por eso soy adicta a Buffy y me trago todas las series de vampiros que echan.

De esta manera, y gracias a la recomendación de Oneeyedman, llegué a interesarme por True Blood, una serie americana de la que se está emitiendo en estos momentos en los Estates la primera temporada, de 12 capítulos.

Y yo ya me he enganchado sin remedio.

Esta serie está basada en una saga de novelas llamada Vampiros Sureños, de la escritora Charlaine Harris. Ella lleva ya publicados ocho libros, aunque a España sólo han llegado tres (que, obviamente, ya he procedido a comprarme). Tal ha sido el éxito de las novelas que Allan Ball (American Beauty, A dos Metros bajo Tierra…) ha decidido adaptarla a la pequeña pantalla.

El lanzamiento de la serie tuvo sus problemas: HBO filtró un capítulo piloto previo que corrió como la pólvora a través de Internet, y que recibió unas críticas feroces. Por suerte, tras lanzar el piloto real y el segundo capítulo de la serie la audiencia subió y la crítica mejoró, tanto que llevó a los productores a encargar la segunda temporada de la serie, por lo que los que la vemos al menos tenemos la tranquilidad de tener su continuidad asegurada. Y para los más fanáticos, HBO también lanzó un cómic que hace de precuela de la serie.

El argumento es sencillo: gracias a la invención de una sangre sintética, los vampiros han salido del armario y ahora luchan por integrarse en la sociedad. Y en este caldo de cultivo, llega a una pequeña ciudad de Luisiana un vampiro, Bill, tratando de encajar. Allí conoce a Sookie (interpretada por Ana Paquin, la Pícara de X-men), una chica que tiene la capacidad de leer la mente. La tensión sexual entre estos dos personajes es una de las claves de la serie. Hay que añadir que True Blood no es una serie convencional, ni mucho menos. No es una comedia, aunque está llena de humor negro. Tampoco es un drama aunque en muchos momentos resulta dramática. No es detectivesca, pero hay misterios que resolver. Todos los personajes son extremadamente realistas y humanos, incluidos los vampiros, alejados del habitual estereotipo de ser misterioso y atormentado. El amor entre Bill y Sookie no es un romance ñoño y azucarado: es una relación con sus altibajos, su atracción sexual y los problemas propios de cualquier pareja. Además, es una serie con grandes dosis de sexualidad explicita, lo que le da también un toque morboso muy interesante.

Dicho esto, tengo que decir que me costó bastante llegar a engancharme a la serie, ya que al principio me resultó extremadamente LENTA. Así es: el guión pone muchísimo énfasis en las vidas de los personajes, tanto principales como secundarios, en el ambiente, en el pueblo, en trivialidades… así que la mayor parte del tiempo no pasa nada. Y las escenas de acción se concentran siempre justo al final de los capítulos, creando los cliffhangers más crueles que yo recuerde haber visto en televisión. A mí, que me gustan las series de acción trepidante, me fue muy difícil cogerle el ritmo, y sólo seguí viendo los primeros capítulos porque era de vampiros y porque en el capítulo anterior me habían dejado con la miel (¡con todo el panal!) en los labios. Pero con el paso de unos pocos capítulos me he acabado enamorando de los personajes de la serie, y disfruto como una enana cuando se recrean en sus vidas y en sus particularidades. Y además, he llegado a apreciar este ritmo lento como parte de la ambientación sureña y del encanto de la serie.

Así que ahí queda mi recomendación de hoy: si queréis ver una buena serie y estáis dispuestos a soportar un ritmo algo más lento de lo habitual y una frustración enorme entre cada capítulo, True Blood of encantará. Y si os apasionan los vampiros, pues miel sobre hojuelas.

Más en:

16 de octubre de 2008 | 0:09
Globito de chicle

¿Te cuesta concentrarte? ¿Estás a mil cosas y a ninguna? ¿Tantas horas delante de Internet te descentran? Pues parece que tenemos una solución: un estudio ha confirmado que si mascamos chicle la concentración y retención aumenta en torno a un 20% 1.

Por lo visto, este hecho tiene que ver con las reacciones químicas y mecánicas que nuestro cuerpo experimenta para preparase para la digestión. Concretamente la salivación libera insulina, que hace que el ritmo cardiaco aumente y, consecuentemente, la afluencia de sangre al tejido cerebral sea mayor. Exactamente, los estudios indican que el flujo sanguíneo de dicho tejido se incrementa entre un 25% y un 40% mientras se masca, aumentando el aporte de oxígeno y glucosa del cerebro 2. Esto hace que estemos más alerta y más centrados, nos ayuda a concentrarnos y a aprender y retener mejor las materias.

Además de eso, el hecho de realizar una tarea repetitiva y semi-automática en la que no tenemos que concentrarnos, también ayuda a liberar flujos de pensamiento. No en vano algunas ideas siempre llegan cuando estamos haciendo cosas como caminar, hacer algo de ejercicio, o realizando tareas domésticas.

Y por lo visto eso no es todo. Otros estudios realizados 3 y 4 han confirmado que el masticar chicle reduce el estrés y la ansiedad en situaciones de tensión, mejorando la productividad de los trabajadores.

OrbitEn fin, que si podemos tener mejor aliento, los dientes más blancos, menos hambre y encima vamos a estar más relajados y concentrados, está claro que el chicle es nuestra salvación… ¿O debería decir nuestra salivación?

Aunque para ser justos, hay que indicar que la mayoría de estos estudios han sido patrocinados por la marca de chicle Wrigley (fabricantes de Orbit, Trex y Boomer entre otros).

  1. El chicle mejora selectivamente la memoria en voluntarios sanos, de L. Wilkinson y A. Scholey y K. Wesness . Appetite. 2002; 38 (3): 235-236.
  2. La influencia de masticar en la cantidad de hemoglobina del tejido cerebral humano, de A. Sasaki . Journal of Stomatological Society. 2001; 68(1): 72-81.
  3. Encuesta de estrés en el lugar de trabajo 2008, del I4cp (Instituto para la productividad corporativa). Seattle, WA. 2008.
  4. Una investigación sobre los efectos de mascar chicle en el humor y en los niveles de cortisol durante estrés psicológico, de Andrew Scholey. 10º Congreso Internacional de medicina del comportamiento. Tokyo, Japón. Agosto 2008.

Más información en: