19 de Marzo de 2006 | 19:45

El jueves pasado cuando me levanté y miré por la ventana, este fue el espectáculo que vi:

Todo lo que veis pintado de blanco eran líneas verdes y azules. Durante la noche, un vecino vengador (o, más posiblemente, varios), se han tomado la molestia de devolver las calles a su estado original. Y no creáis que es sólo ese tramo de calle: toda la manzana y otras muchas calles han recibido el mismo tratamiento.

Y es que NO PUEDE SER. Gallardón está creando un problema donde no lo había. No escucha a los vecinos que se manifiestan una y otra vez, y mira a otro lado cuando hay actos de protesta como los de repintar líneas, romper parquímetros o poner pancartas. Y lo peor, lo que más escuece, es esa “cartita” en la que afirma que esto se ha hecho por petición popular.

Si os apetece haceros unas risas, pasaros por El Barrio del Pilar: desde La Vaguada con las líneas pintadas de rosa, hasta los parquímetros destripados en La Ilustración, pasando por las movilizaciones diarias en la calle Sangenjo o el repintado de líneas en La Bañeza. Por desgracia, para los vecinos la situación no es tan divertida.

Entérate de más aquí:

¿Quieres morder el anzuelo?

Los saltos de línea y párrafos son automáticos. Etiquetas XHTML permitidas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>