1 de Septiembre de 2005 | 20:59

Este texto aparecía en el blog de Armando Sosa, un diseñador mejicano,y yo lo he adaptado al castellano y localizado con su permiso. Podeis ver el original aquí.

¿Que pasaría si a otros profesionales se les tratase como a los diseñadores?

Al Abogado

Mire… Yo sé que usted me puede sacar de aquí, que es un profesional y todo eso. Pero compréndalo… es que ahora mismo no me puedo permitir ese desembolso. Ya sabe usted cómo está la situación: uno no puede andar dándose esos lujos. En todo caso, si me pudiese hacer usted un descuentillo… ¿No? Pues nada.

Por ahora -para salirle al paso- me va a defender mi sobrino Rodriguito, que tiene mucho talento para decir mentiras y para sobornar a las altas instancias. Es joven, pero desde pequeño se le nota que tiene talento. Si viera lo bien que se lleva con las secretarias… Es que se pone traje y corbata, y cualquiera diría que acaba de salir de la facultad de derecho.

En todo caso, una vez que él me prepare la defensa le digo que se la mande por e-mail para ver si usted le puede echar un vistazo y darle algunos consejos al chico, para que vaya aprendiendo, ¿qué le parece?

Al Contable

Mire, como usted sabe, ésta es una empresa muy importante en su ramo y por ello nos vemos obligados a seleccionar muy cuidadosamente a todos aquellos que trabajan para nosotros; es por ello que hemos convocado un concurso con otras gestorías importantes para elegir con cuál de ellas trabajaremos.

El concurso consiste en esto: les facilitaremos toda la información necesaria para que usted y su equipo realice nuestra declaración anual. Ésta debe ser exacta, precisa y sin errores. Considere que su propuesta debe de estar de acuerdo a las últimas tendencias financieras y contables del mundo de los negocios y a la vanguardia en evasión fiscal. La propuesta seleccionada pasará a una segunda ronda donde hablaremos de presupuestos y plazos.

Esperamos que ustedes participen, ya que ésta es una excelente oportunidad de ampliar su cartera de clientes con una empresa tan importante como la nuestra y la experiencia que esto les aportaría no tendría precio.

Al Arquitecto

Así que, usted hace planitos ¿verdad? ¡Cómo mola! ¿Usa el AutoCAD? ¿Para MAC o para PC? Fíjese que mi abuelo se dedicaba a lo mismo. Pero en sus tiempos sí que era difícil, porque lo hacía todo a mano. Ahora el ordenador lo hace todo… ¿no?

Al Chef

¡Excelente! ¡Este pato a la naranja está simplemente excelente!

Aunque, si me permite, me gustaría que le hiciera unos pequeños cambios antes de comérmelo. Ya sé que usted es el que sabe pero… No le importa, ¿no?

Bien. Lo que pasa es que se me hace como… no sé… triste. Me gustaría cambiar la naranja por cerezas, porque el color rojo es como mucho más alegre. Sabe lo que son cerezas ¿verdad? Son unas frutitas pequeñas y rojitas… si, veo que las conoce. Pues póngame unas pocas, porfa.

Y otra cosita… a ver si me puede dorar un poquito más el pato y bañarlo con alguna salsa… Aquí en el bar de al lado preparan una mayonesa muy rica… una que usan para las patatas y la tortilla. Por cierto, que yo diría que le hace falta algo de picante, ¿verdad? Le pregunto porque usted es el que sabe… ¿No cree?… Mire, pique unos ajitos y una guindilla, póngalos ahí a un ladito y probamos qué tal sabe.

Muchas gracias, ¿eh? Qué amable es usted. Yo espero aquí a que lo haga…

¡Ah! Espere… Espere… Una cosita más que se me acaba de ocurrir. ¿Qué le parece si las patatas de la guarnición me las espolvorea también con un poco de canela, y le pone unas hojitas de cilantro? Bueno, como usted vea. Porque a fin de cuentas… usted es el experto, ¿verdad?

Perdone que me ponga tan pesado, lo que pasa es que me encantaría venir a comer aquí más veces, y poderle recomendar el restaurante a mis amigas y eso… pero para ello tengo que estar 100% satisfecha, ¿lo comprende?. Porque déjeme decirle que mis amigas sí son exigentes de verdad, no como yo, que me da un poco lo mismo. Así que, cuando vengan, mejor vaya preparando su menú más elaborado. ¡Y sé lo que me digo! Y si eso les hace un precio especial, por ir de mi parte.

Oigaaaaa, señor chef… Se me están ocurriendo otros pequeños cambios… ¿Le molesta si voy con usted a la cocina a explicarle? ¡Graacias!

Al Cirujano

Voy a ser sincero con usted, Doctor: no tengo dinero para esta operación. Así que, ¿Qué le parece si por ahora me deja el apéndice en su lugar y tan sólo me abre y me cose otra vez para presumir delante de mis amigos de la cicatriz?

¡Han picado 14!

  1. ernesto

    esta estupendo, jajajaja

    4 de Agosto de 2006 a las 18:45